Seleccionar página

Muchas personas acuden al nutricionista, preocupados porque a pesar de las dietas siguen subiendo de peso en vez de bajar. Existen múltiples causas entre ellas:

1. Dietas extremas

Esas formas “mágicas” de perder peso comiendo menos, no sirven. Saltarse el desayuno o la cena es un error, ya que cuando pasamos largas horas sin ingerir alimentos, el cuerpo consume la masa muscular, ¡y no la grasa! 

Por lo tanto, el metabolismo se vuelve más lento al procesar los alimentos y la comida se va acumulando en los intestinos hasta provocar inflamación. 

SOLUCIÓN PARA ESTE PRIMER CASO: Técnicas de relajación, terapias alternativas.

2. Insatisfacción

Cuando estamos inconformes solemos comer para llenar los vacíos emocionales y no por hambre. Lo peor, es que llevamos comida nada nutritiva al estómago, creyendo que nos hará sentir bien y su efecto es todo lo contrario.

Subimos de peso y creamos un ciclo en donde nos sentimos insatisfechas, otra vez.

SOLUCIÓN PARA ESTE CASO 2: Terapias de Control de Emociones, cuando tienes el control de tu emociones nada te afecta y por tanto no tendrás ansiedad y deseos de comer más de lo que necesitas.

3. Comer distraído

Una práctica que se ha vuelto muy común es no desprendernos del celular o de la computadora, aún cuando llega la hora de la comida pero, si quieres mantenerte en forma debes evitarlo.

Distraernos hace que la mente se desconcentre y que perdamos la noción de las cantidades que ingerimos. ¡Ten cuidado!

SOLUCIÓN PARA ESTE CASO 3: Estar pendiente de nuestro cuerpo y preguntarte antes de comer en verdad tengo hambre? o como por gusto o porqué? si no es por estas razones no comas bebas un vaso con agua te calmará y no comeras excesivamente.

4. Comer con amigos

Los expertos señalan que comemos más cuando estamos disfrutando de una buena compañía, ya sea porque es un momento especial en el que vale la pena salir de la dieta, o porque pasamos más tiempo en la mesa.

SOLUCIÓN PARA ESTE CASO 4:¡No te preocupes! Está bien hacerlo de vez en cuando, solo procura que no se convierta en un hábito.

5. Comprar alimentos en paquetes grandes

A todas nos ha pasado que decidimos comprar paquetes grandes con el fin de gastar menos en el súper, ¿o no?

Lo cierto es que, cuando vemos más de un mismo producto podemos caer en la tentación de ingerir “uno más” y así, terminamos vaciando las grandes envolturas solo por intentar ahorrar un poco.

SOLUCIÓN PARA ESTE CASO 5: No comprar más de lo que necesitas y si lo haces mide lo que te comes.

Por otra parte si tienes exceso de grasa te recomiendo el gel adelgazante, acompañado de caminar en las mañanas por lo menos 15 a 30 minutos que es muy saludable y te recarga de buen estado de animo, terapias de relajación donde aprendas a estar atento y cuidando del cuerpo y seguir nuestros consejos, muy seguramente bajaras de peso sin hacer dietas fuertes.